Mostrando entradas con la etiqueta toddler. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta toddler. Mostrar todas las entradas

12 ago. 2019

Vasitos entrenadores Playtex Baby Sipsters

Seguro que ya te has preguntado¿cuál es el mejor momento para utilizar un vasito entrenador? Y ¿Cuál será el mejor para tu bebé? 

En este post vamos a hablar de todo sobre los vasitos entrenadores, sus ventajas, cuándo es el momento adecuado para utilizarlo y por supuesto, las mejores opciones que podrás encontrar en el mercado.
Comenzamos a comprar vasitos entrenadores para Isabel desde antes que cumpliera el año, sobre todo pensados para ofrecerle agua o jugos, pero últimamente hemos intensificado su uso pues me lo han recomendado para que Isabel comience por dejar el biberón, así que ahora  también le ofrezco su leche en ellos.

¿Cuándo podemos comenzar a utilizar vaso entrenador?


Buscando información y leyendo varios artículos, me encontré con que la Asociación Nacional de Pediatría dice que el bebé puede comenzar a usar vasitos entrenadores desde los 4 meses. En este tiempo, todos sabemos que un bebé debe estar alimentado únicamente de LM, pero podemos ofrecerle esa leche en vasito entrenador.

Ventajas del uso del vaso entrenador


Los expertos aconsejan el uso del vaso entrenador pues aseguran trae diversas ventajas para el desarrollo del infante:

Ayuda en la transición de dejar el biberón

Facilita la integración del bebé a la dieta familiar

Permite mayor autonomía en el niño

Ayuda con su desarrollo motriz

Su uso puede ayudar a la prevención de la formación de caries y la deformación en dientes causada por el uso constante de tetinas

¿Cuáles son las mejores opciones?


Al elegir un vasito entrenador para el bebé, deberás elegir el que sea apto para su edad del bebé, no son las mismas necesidades las de un bebé de 4 meses, que las de un pequeño de dos años en su etapa de explorar el mundo.

Lo ideal es optar por vasitos de materiales suaves y resistentes, a prueba de derrames y de accidentes.


Línea Sipsters de Playtex Baby


Nosotros estamos probando la línea Sipsters de Playtex Baby que cubre con todas las características antes mencionadas.

Tienen un vasito para cada etapa, que va cambiando de acuerdo a las necesidades del bebé conforme va creciendo.

Los vasos son totalmente seguros, de materiales suaves y ergonómicos, lo cual permite que el bebé pueda tomarlos y manipularlos con facilidad.

Son antiderrames. Punto súper importante, pues los bebés están en constante movimiento y esto evita que ocurran accidentes con los líquidos mientras el bebé explora el mundo.

Materiales resistentes. Estos vasitos están a prueba de caídas, sacudidas, mordidas, etc. es decir, a prueba de bebés, por lo que tus vasitos serán duraderos.

Mantienen las bebidas frescas por más tiempo, gracias a la tecnología con la que están diseñados.

Gran variedad de diseños. Sí, los podrás encontrar en diversos colores, formas e incluso con los personajes de las caricaturas favoritas de tus hijos. 

Cómo puedes observar en las fotos, nosotros tenemos uno rosa, que simula glitter, y lo hace ideal para acompañarnos incluso a eventos especiales, y otro más con baloncitos, perfecto para las tardes de juego junto a papá.

Estos vasitos pertenecen a la etapa 2+ y tienen una gran capacidad (9 Oz) lo cual permite saciar la sed de mi bebé que está en constante movimiento. 

Por todas estas características es que considero que Sipsters es una de las mejores alternativas que tenemos en el mercado. Estoy segura que si estás buscando un vaso entrenador para tu bebé, encontrarás en esta línea la alternativa ideal para él y ambos quedarán muy contentos.






¿Ya usan vasos entrenadores? ¿Cuál es su experiencia? Recuerden que me gusta leerlas.

5 nov. 2018

Los maravillosos 2

Parece que fue ayer cuando yo estaba aún internada en el hospital, con toda la incertidumbre que trajo el nacimiento de Isabel, parece que apenas fue hace unos días cuando la contemplaba tan pequeña y aparentemente frágil a través de una incubadora, toda llena de cables, toda pequeñita y delgada, con un antifaz cubriéndole los ojitos extraviados, y yo con tanto miedo, unas veces acariciándola, otras veces guardándome las ganas para no lastimar su delicada piel o para no dejar mis bacterias cerca de ella. Unas veces llorando, otras veces sonriendo, con tantas ganas de llevarla a casa conmigo y a la vez con tantos miedos y dudas.

Pero que rápido creció, que rápido recuperó su talla y peso, y yo que no tenía prisas, yo podía contemplarla con toda la paciencia que aprendes a tener una vez que has sido madre de un bebé prematuro, no importaba si aún no se sentaba, si aún no se rodaba, si aún no caminaba, lo tendrá que hacer pensaba. Y no importaba si tenía tres meses y la gente se detenía a mirarla y exclamaban ¡que bonito recién nacido! Más tiempo para disfrutarla pensaba yo. 

Y ahora corre, brinca y canta. ¿Quién le ha enseñado a contar? ¿Tú le has enseñado las letras? Nada, yo no le he enseñado nada, y de eso son testigo mis padres y mis hermanas. Nada que no aprenda con el juego, con los vídeos, nada que no aprenda por su propia cuenta, otras cosas se las enseña su hermana mayor y otras tantas su tía madrina. Nos tomo por sorpresa el día que la escuchamos contar del 6 al 10 mientras jugaba con las fichas del domino, aún no cumplía los dos y ya había aprendido a contar del uno al diez, mi esposo y mi hermana rieron asombrados, no nos dimos cuenta en qué momento sucedió pero ya había memorizado muy bien la secuencia. Y de pronto, cuando tomábamos un libro y le preguntábamos qué número había plasmado, también los identificaba. Después la escuchamos decir el: A E I O U. Sí, para unos cosas fue a paso lento, pero para otras ha sido muy rápida y tiene una memoria que realmente me sorprende. 

Han llegado también los berrinches, que se acentúan con el tiempo. Desde muy pequeña, cuando algo no le parecía, se tumbaba en el suelo. He de confesarlo, nos causaba mucha risa su forma de hacer berrinche. Pero ahora que crece, no sólo se conforma con tirarse al suelo. ha de gritar, y es aquí dónde tenemos que trabajar para aprender a controlar estos episodios y que no se vuelvan una forma de "manipulación" constante.

Pero para serles franca, cuando Constanza fue pequeña, jamás escuché el termino "los terribles 2". Y ha decir verdad, no me parecieron terribles, creo que es más bien cuestión de enfoque y ahora que hemos llegado a este punto con Isabel, no quisiera etiquetar así esta maravillosa etapa, esta que siento como la última etapa que hay entre un tierno bebé y el niño grande cada vez más autónomo. Creo que en lugar de enfocarme en los berrinches y en lo negativo que esta nueva etapa pueda tener, quiero concentrarme en disfrutar lo poco que me queda de mi bebé, en esos pasitos chistosos, esas frases  que a veces no se entienden, esas tomas de biberón cada vez más esporádicas, esos bracitos que me buscan junto a uno voz llamándome mamá, esa ropa que cada vez parece menos de bebé. Sí, hemos llegado a los maravillosos 2, bien conscientes de lo rápido que se va la vida, viendo a Constanza ya como toda una señorita, y tratando de disfrutar a ambas.

Y seguido me preguntan que cuando pienso quitarle el pañal, o que si pienso mandar a Isabel a la escuelita. A veces ni respondo, porque yo misma se que no hay prisa de nada, que quiero tenerla todas las mañanas conmigo dando guerra, porque ya llegará el momento en el que forzosamente deba irse a la escuela, y tampoco tengo prisa porque deje el pañal, llegará el momento en el que le incomode traerlo y este preparada para avisar, como lo hizo su hermana, sin presiones y a su ritmo.

¡Bienvenidos maravillosos 2! No se vayan tan a prisa, deténganse un poco, déjenme abrazarlos, disfrutarlos y contemplarlos. Y gracias Universo, por el precioso regalo que son mis hijas, gracias por permitirme acompañar y guiar su camino, concédeme muchos años más para seguir el camino junto a mi familia.
Editada por Wendolin Vera. Con la tecnología de Blogger.