Mostrando entradas con la etiqueta tips. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta tips. Mostrar todas las entradas

10 abr. 2019

De paseo en "La Mexicana", el parque más grande de Santa Fe

El domingo andábamos por el rumbo, y no quise perder la oportunidad de visitar este parque apenas inaugurado en Noviembre del 2017.
En alguna ocasión leí por ahí que "La Mexicana" era un parque como cualquier otro, y que si vivías lejos, no valía la pena recorrer toda la ciudad sólo para ir a un parque. Yo difiero, si tienes niños ¡sí vale la pena! Y es que hay de parques a parques, mira que gracias a mi oficio de madre ya me he recorrido algunos; desde el Tezozómoc, el Bicentenario, de los Venados, Hundido hasta algunos muy pequeños como el de la Nueva Santa María, y definitivamente, La Mexicana se ha posicionado como mi favorito.

Con 30 hectáreas de áreas verdes, un SkatePark, un lago artificial, un anfiteatro, un parque canino y zonas infantiles, este parque es el lugar ideal para pasar un día divertido y agotador con los más pequeños. Además podrás disfrutar de un paisaje hermoso en el que se mezclan los árboles con el cielo azul, rodeado de imponentes rascacielos.

La zona de juegos infantiles cuenta con tirolesa, hamacas, diversos juegos y un arenero, el cuál fue la perdición de Isabel y es que ¿a qué niño no le gusta revolcarse en la arena?

No, no encontrarás puestos ambulantes para poder comprar un chicharrón preparado, pero si hay muchos restaurantes para saciar el hambre o el antojo. O si lo prefieres, puedes realizar un picnic.

La verdad es que yo aluciné con este lugar. Y la que más disfruto fue la bebé. Se vienen las vacaciones de Semana Santa y este lugar me parece una opción 100% recomendable para llevar a los niños.

Si ya lo estas considerando, te dejo algunos tips para visitar "La mexicana".


  • No olvides usar bloqueador, hace mucho calor.
  • Carga con una botella de agua, seguro les dará sed y más vale estar bien hidratados.
  • Una gorra para los niños es ideal para protegerlos de los intensos rayos de sol.
  • Lleva un cambio de ropa por si a tu niño se le antoja mojarse en las fuentes del parque, o para después de jugar en el arenero.
  • Puedes llevar triciclo o patines.
  • Lleva tu cámara o bien cargado el celular, el sitio es bastante instagrameable y cuenta con wifi gratis.

1 mar. 2019

Escuela para padres, algo que debería existir.

Hace un par de semanas hubo una reunión en la escuela de Constanza. Llegaron "muchos" padres de familia intrigados por saber si se trataba de la evaluación escolar de los alumnos, pero cuando empezaron a informar de qué iba la junta, algunos comenzaron a abandonar el salón, además la junta no tenía valor curricular, ¿para qué quedarse?

Si bien la charla tenía un fin comercial, decidí quedarme hasta el final, pues lo que estaba escuchando me parecía interesante. ¿Nos preparamos para la maternidad/paternidad? ¿Buscamos herramientas que nos ayuden con la crianza de nuestros hijos? ¿Nos tomamos un poco de tiempo para informarnos sobre temas de educación? La verdad es que yo creo que muy poco.

Nos preparamos para ser profesionistas, para tener una carrera, tomamos algunos cursos que nos ayuden a generar ingresos, pero poca importancia le damos al asunto de la crianza, y para muestra, la cantidad de papás que abandonaron el aula ese día al escuchar el "choro aburrido" que nos estaban dando. Pero la verdad es que a mí me pareció un platica reflexiva y con algunos consejos muy valiosos, que les voy a compartir en resumidos puntos, esperando les puedan servir.


1. Empieza por ti mismo. Como padres, somos el molde sobre el cual formaremos a nuestros hijos. Así que yo te invitaría a que hagas una introspección y analices si realmente te gusta lo que eres y cómo eres. Si eres inseguro, no pidas que tu hijo tenga seguridad, si eres mentiroso, no esperes de tu hijo honestidad, si eres violento, seguro tu hijo lo será. Cuando veas en tu hijo algo que no te gusta, seguro lo aprendió de ti, así que empieza por trabajar en tu persona e intenta regalarle a tus hijos la mejor versión de ti.

2. Las buenas calificaciones no lo son todo en la vida. "Hay niños con excelentes calificaciones que no saben pedir las cosas por favor ni dar las gracias", fue una frase que empleo el señor de la platica, y que me dio mucho para reflexionar. La mayoría de veces creemos que las calificaciones son lo más importante, exigimos buenas notas y nos jactamos de haber hecho un buen trabajo cuando los niños traen diplomas a casa, pero la crianza va mucho más allá de eso; de poco sirven las buenas notas si los niños no tienen principios y valores, o si no procuramos su bienestar emocional. Para triunfar en la vida, se requieren de otras habilidades y destrezas que no sólo se adquieren mediante las buenas notas, eso es por un lado, por el otro, las calificaciones también suelen ser "subjetivas", están sometidas al criterio de un profesor, que en muchas ocasiones puede verse influenciado por las preferencias que tenga en ciertos niños, en la relación que lleve con sus padres, en lo que el cree un buen comportamiento, etc. Y en México, ya ven que eso de las preferencias casi ni se da. 

3. Aprende a ver las virtudes, y menos los defectos. Estamos acostumbrados a fijarnos más en los errores que cometen nuestros hijos, que en sus aciertos. Si el niño obtuvo un ocho al realizar un ejercicio de diez operaciones, no lo felicitamos por los aciertos que tuvo, lo regañamos por las equivocaciones cometidas. ¿Qué pasaría si cambiamos esa costumbre? Si llegara el niño con un ocho, y lo felicitáramos por su esfuerzo para haber realizado correctamente esas operaciones, y lo invitáramos a realizar nuevamente los ejercicios en los que se equivocó. Seguro el niño, sintiéndose motivado, podría descubrir dónde estuvo la falla. 
Nos empeñamos en que sean buenos en cosas que simplemente no les gustan o no se les dan, en lugar de tratar de descubrir y potenciar sus habilidades. Si el niño es malo en matemáticas, queremos que sea bueno en ellas, y lo obligamos a estudiar una y otra vez y hasta lo mandamos a cursos, en lugar de averiguar si es bueno para la pintura, la música o los idiomas. Recuerden padres, que Einstein, Darwin y Edison no fueron para nada alumnos estrella.

4.Tiempo de calidad. Siempre, el tiempo de calidad es prácticamente una regla de oro. Podemos darle a nuestros hijos juguetes, ropa de marca, y muchas cosas materiales, pero nada va a sustituir nuestra presencia. No hay nada más importante para un niño, que sentirse amado por sus padres, y esto los trasmitimos mediante el tiempo que les regalamos. 

5. Invierte en tu formación. Podemos gastar mucho dinero en una pantalla para nuestra casa o comprando unos tenis de marca, pero cuando se trata de libros, educación y formación nos detenemos a pensarlo. De nuevo, prueba de ello, es que cuando nos ofrecieron algunos libros sobre educación y crianza, los pocos padres que quedaban en el aula, salieron apresuradamente. Seguro que para otra cosa no lo piensan dos veces. Hoy en día, hay muchas herramientas digitales a la mano, y muchas de ellas son gratuitas. Hay cursos, platicas, blogs como este (un punto para mi), y audios a los que puedes acceder y que te ayudaran a orientarte mejor, que te darán herramientas sobre crianza, disciplina positiva, bienestar emocional entre otros temas. Busca y busca información, nunca estaremos lo suficientemente preparados para afrontar algo tan complejo como la crianza de los hijos. Sí, también haz un esfuerzo e invierte un poco en cosas que te ayudan a forjarte como papá/mamá pero también como persona. 

6. Procura tu bienestar. Sí, no puedes dar la mejor versión de ti en ningún aspecto de la vida, sino empiezas primero por buscar tu bienestar todos los días. Haz a diario algo por ti, regalate cinco minutos, lee, escucha música, sal a caminar. Haz algo que realmente te haga feliz. Desconecta un poco del mundo y concéntrate en ti. Se feliz y da felicidad a los demás.


Con esto finalizo algunos de los puntos más relevantes que nos dieron aquel día, y con la conclusión de que sí deberían existir las escuelas de padres, porque la crianza es un tema muy complejo, nadie nace sabiendo serlo, y si bien no hay formulas ni recetas mágicas, sí requerimos apoyo, guía, consejos y herramientas que nos ayuden a dar lo mejor de nosotros mismos. Por cierto, algún día cree un blog con esa finalidad, pero el tiempo no me da para renovarlo, sin embargo creo que tiene algunos post que pueden ser de gran utilidad así que aprovecho para compartir aquí el enlace.

Saludos cariñosos. Ya saben que me gusta leerlas también.

21 ene. 2019

Vínculo entre hermanas


Una de las cosas que más me preocupaba mientras estuve embarazada, era la relación que habría entre mis hijas. 10 años parecían demasiado para verlas conectar, pero como bien lo dicen, para el amor no hay edad y creo que eso también incluye al amor entre hermanos.

Disfruto mucho verlas reír, darse un abrazo y aunque sean muchos los años que se llevan, también las he visto jugar. Puedo ver en ambas una mirada de amor que me llena profundamente.

Si me preguntan si hay una formula mágica, no la hay, pero creo que sí hay algunos puntos que los padres debiéramos considerar, para fortalecer este vínculo entre hermanos y no deteriorarlo.

Evita las rivalidad. A veces, los padres somos los principales responsables de que los hijos tengan rivalidades, en muchas ocasiones nuestros actos pueden ocasionar recelo entre hermanos. Por ello:

No compares. Descubrirás que cada hijo es único. Los hermanos pueden ser polos opuestos, aprende a ver las virtudes de cada uno y a respetar sus diferencias.

Se equitativo. Los padres tienden mucho a caer en conductas de predilección hacía determinado hijo. Esto puede causar grandes daños en la autoestima de quien no se siente el "consentido" de casa. Trata de equilibrar la balanza, estoy segura de que quieres a tus hijos por igual, sólo que aveces no sabemos demostrarlo.

Dale su espacio a cada uno. Sí, aveces nuestros hijos quieren pasar un tiempo a solas con nosotros. Puedes aprovechar cuando alguno de tus hijos tenga un cumpleaños, para invitar al otro a tomar un helado o ir al parque o ver su película favorita juntos. No dejes de dedicarle un día en especial a cada uno, no importa si no puedes hacerlo cada semana o cada mes, con pocas veces te lo agradecerán mucho.

En mi caso, involucrar a la mayor en muchos momentos importantes de su hermana pequeña, me ha ayudado. Propicio que pasen tiempo juntas y cuando les compramos algo, procuramos que sea por igual, a menos que sea un cumpleaños. 

¿tú que haces para fortalecer el vínculo entre tus hijos?

12 dic. 2018

Fuera las cosas de Isabel: ¡lo vendimos todo!


Conforme Constanza fue creciendo, y dejando de utilizar algunas de sus cosas, guarde afanosamente muchas de sus pertenencias, con la esperanza de que al paso de los años y con la llegada de otro bebé, todo tendría una segunda vida. Un ejemplo de ello fue la cuna que apenas uso, pues siempre durmió en mi cama (cada que intentaba dormirla en su cuna, me entraba una paranoya que no me dejaba dormir). Cuando guarde la cuna nuevamente en su bolsa, la veía como la cuna más hermosa en la faz de la tierra, y así se fue a un rincón del ropero por nueve años.

Vestidos, zapatos, cobijas, peluches y muchos juguetes aguardaron por mucho tiempo en el baúl. Y un día, por fin llegó otro bebé: Isabel. ¡Niña! Podrá usar perfectamente todo.

Muchas veces nos cuestionamos si debíamos comprar una cuna, pero yo insistía que una cuna como nueva y muy hermosa esperaba por Isabel. Así cuando desempolvamos la bolsa y armamos la cuna, nos llevamos una gran decepción. A pesar de estar guardada, el paso de los años había hecho de las suyas y la cuna lucía avejentada, con algo de humedad y hasta pasada de moda. Definitivamente no era la cuna que deseaba para mi bebé y menos después de ver tantas nuevas cosas. La regalamos y fuimos por una cuna colecho. A otras cosas si les dio uso pero no tanto como yo pensaba, pues siempre terminábamos encontrado otras cosas que me gustaban mucho más que lo que tenía guardado para Isa.

Ahora que la bebé ha crecido, también ha ido dejando muchas cosas, algunas me gustan tanto que he deseado guardarlas, pero siempre me pregunto ¿con qué afán?, si para empezar no tenemos pensado tener más hijos, y siempre necesitamos espacio como para estar almacenando artículos que terminan siendo innecesarios.

Como había cosas que apenas si se les dio uso, decidí que venderlas sería una buena idea. Había leído que mucha gente compraba todas esas cosas que los bebés iban dejando, así que me puse a tomar fotografías y a subir todo a los grupos de venta en Facebook. Evidentemente la gente no esta dispuesta a pagar ni la mitad de lo que te hayan costado tus cosas, por muy nuevas que se vean, no dejan de ser artículos de segundo uso, sin embargo creo que vale la pena, pues la mayoría de todas esas cosas terminan en la basura.

Si no sabes qué hacer con todos esos artículos que tu bebé va dejando: andadera, columpio, mecedora, cuna, ropa, zapatos, etc. Te recomiendo que dones o vendas, pero guardarlos no le veo mucho sentido. No digo que no te quedes con alguna cosa realmente simbólica, algunos zapatitos que le haya tejido alguien muy especial para ti, o esa ropita con la que salió del hospital, su primer peluche, etc, pero guardar todo sólo te hará tener un acumuladero de ropa que te resta espacio para nuevas cosas. Eso sí, lo que ya no este en buen estado, a la basura.

Yo algunas cosas las regalo, y otras las vendo. Tienes que considerar que venderlas también implica invertir tiempo en crear los anuncios, tomar las fotografías y en coordinar la entrega. Pero me ha parecido una buena alternativa para ganar espacio y algo de dinero.

¿Ustedes qué hacen con lo que sus bebés ya no usan? ¿Lo atesoran, lo regalan o lo venden?
Editada por Wendolin Vera. Con la tecnología de Blogger.