Mostrando entradas con la etiqueta qué ver. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta qué ver. Mostrar todas las entradas

30 sept. 2019

Elite: La serie que me terminó ganando


Debo decirlo, comencé viendo la serie algo desganada, más por hacerle compañía a mi esposo, que por gusto propio. Y es que hay que decirlo; yo soy más de series estilo Strenger Things, Dark o American Horror Story, mientras a Edgar le gustan series como Club de Cuervos, El Chapo o La casa de Papel. 

Así que cuando lo vi seleccionar "Elite" supuse que terminaría dormida y que lo más probable sería que ni terminaríamos la primer temporada. Ni hablar de ese gastado argumento de la niña rica enamorada de un pobre, la eterna discrepancia entre clases sociales y los desdenes de los ricos hacía quiénes no pertenecen a su círculo social. Pensé que no lo soportaría, sobre todo cuando parecía que todas las injusticias recaían sobre los menos favorecidos de la sociedad. Sin embargo, el final del primer capítulo tuvo para engancharme toda la temporada. 

Lo que me gustó de Elite

Sin duda, esa clase de misterio que le han puesto a la serie ha sido un acierto. Capítulo tras capítulo logran engancharte y llega un momento en el que no sabes qué giro inesperado dará la historia. 

Me gusta que se hable del VIH. Un tema tabú desde tiempos antaños. Que se esclarezcan algunos conceptos y se rompan con algunos mitos sobre la enfermedad. 

Que haya una pareja gay. En verdad soy tan cursi que Omar y Ander robaron mi corazón desde el primer instante. Creo que como actores son fantásticos, esas miraditas de amor me enternecían a más no poder, sin dejar de lado todo el drama que para Omar representaba ser homosexual. 

Aunque parezca que todo esta perdido en esta generación de jovencitos descarreados, figuras como la de Nadia le dan un equilibrio a la trama. La chica palestina estudiosa, fiel a sus creencias que se ve entre la espada y la pared cuando descubre el amor. Debo decirlo, casi lloro en uno de los capítulos finales, cuando Nadia les hace una confesión a sus padres, y todo termina en un fraternal abrazo familiar. 

Lo que no me gusto de Elite

Solo un par de cosas:

La edad de los protagonistas. Venga, tuve 16 años, fui adolescente y de las destrampadas, pero creo que pretender que los adolescentes de hoy en día son así, raya en los excesos. Drogas, alcohol, fiesta y promiscuidad a más no poder. ¿Será que cómo madre es perturbador pensar que así son las generaciones de hoy en día? Libertinaje en su máximo esplendor. Creo que para todo hay edades, y definitivamente creo que a los 16 los jovencitos deben ser más moderados. No me parece adecuada la imagen que se le vende a los adolescentes, no olvidemos que están en la búsqueda de su identidad y seguro que más de uno anhelarían ser como Polo o como Karla.

Para ser una serie #teen se les fue un poco el tono de la serie. 

Algunos errores se les fueron a la hora de la grabación, tipo que Dana Paola tenga  en una escena la copa de la que esta bebiendo casi vacía y al siguiente segundo la copa está llena mágicamente. Pero bueno. la mayoría de esos errores no los notamos los simples mortales, de hecho ha sido Edgar el que lo ha observado.

Conclusión

Sí, me ha gustado Elite. Más la segunda temporada que la primera. Creo que no daba para una tercera parte, habrá que ver con qué nos sorprenden los productores. 

Como todo, tiene momentos emotivos, algunos alocados y otros de total misterio. 

Editada por Wendolin Vera. Con la tecnología de Blogger.