Mostrando entradas con la etiqueta experiencias. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta experiencias. Mostrar todas las entradas

11 nov. 2019

Nos fuimos al cine solos, después de muchos años

¿Acostumbras darte escapadas con tu pareja después de haber tenido hijos? La verdad, en cinco años yo nunca lo había hecho, acá te cuento mi experiencia.

Todo ocurrió con el pasado estreno del Guasón/ Joker/ El Bromas (como quieran llamarle). Entre tanta popularidad y al ser uno de los villanos más emblemáticos del mundo DC Comics, por supuesto que teníamos muchas ganas de ver la cinta, pero regularmente acudimos al cine en familia. Sin embargo, esta vez, comencé a leer algunas recomendaciones dónde sugerían no llevar a menores de edad a la función, por el alto contenido de violencia implícito en la película. Así que la opción de ir en familia fue quedando descartada, aunque Constanza moría de ganas por verla, tiene apenas 12 años y no creí que fuera prudente ignorar todas esas recomendaciones. 

Pronto la mayoría ya habían asistido a ver la taquillera película. Nosotros, simplemente teníamos las ganas, ya habíamos pactado que la veríamos pero no habíamos fijado una fecha así que yo me iba olvidando del asunto, hasta que un día sorpresivamente Edgar me dijo que nos organizáramos para encargar a las niñas y poder ir a ver El Joker.

Pero no fue tan sencillo 

Quedamos un martes. El intentaría llegar más temprano de lo habitual para ver la función de las siete de la noche. No queríamos verla muy tarde para que no nos venciera el sueño y para no desvelarnos tanto pues al otro día nos esperaba la rutina matutina. Además queríamos regresar y estar un tiempo con las niñas. Sí, mis hijas aguardan mucho su llegada y son felices cuando lo ven entrar por la puerta, e Isabel no puede esperar para hacerlo jugar con ella. Así que no queríamos arrebatarles esos instantes, ni un día. 

Total que me apresuré con mis cosas para cuando el llagara. Sin embargo me preocupaba el asunto de dejar a las niñas, la única persona que se que las cuida con mucho gusto es mi mamá y precisamente a esa hora iba al gimnasio. Pensé que las podría cuidar mi hermana Victoria, aunque no me convencía la idea del todo. Total que llegó Edgar y lo primero que Isabelita hizó fue correr a abrazarlo y a jugar con él. Yo sentía un poco de angustia porque no llegaba mi mamá y Constanza aún no terminaba su tarea. Nos miramos fijamente y lo primero que Edgar me dijo fue: - siento feo irme ahorita, ¿y si nos vamos más tarde?

Sonreí aliviada. Yo tampoco quería salirme y que Isabelita se quedara llorando. Así que optamos que lo mejor sería que Edgar jugara con ella un poco para después dormirla e irnos cuando ya ambas niñas estuvieran en cama. Sin embargo, a la hora de dormir a Isa vi que Edgar se había quedado dormido. No quería despertarlo pero tampoco quería perderme la función de las nueve, así que lo deje dormir un poco y después no dude en despertarlo.

Las niñas se quedaron en cama, acostaditas y arropaditas. Le pedí a mi mamá que les echara un ojo, y por primera vez, en cinco años que llevamos de casados, cruzamos la entrada de un cine solos, tomados de la mano, como cuando novios, como hacía mucho mucho que no lo hacíamos. 

Salidas en pareja 

Es increíble, creo que este asunto no se nos da también. No dejamos de pensar en las niñas todo el tiempo. Jaja incluso al pedir nuestras palomitas, no dejamos de pensar en lo que les gustaba a las niñas. 

Uff, algunas personas aseguran que esas salidas son buenas. No lo dudo, y no descarto repetirlo. Sin embargo creo que nos costó mucho trabajo a nosotros hacerlo. No porque no nos disfrutemos como pareja, sino porque las niñas se han vuelto una importante prioridad en nuestras vidas y la verdad las salidas en familia son nuestras favoritas.

Las únicas salidas que nos damos juntos en pareja son los días en que vamos a dejar las cartas a Santa Claus y a los Reyes Magos. Y sí, las disfrutamos mucho, salimos juntos, tomados de la mano, nos paramos a comer, y vamos todo el camino emocionados cual niños pequeños, de imaginar las caritas de magia e ilusión de las niñas al recibir sus regalos. 

No descarto otras escapadas al cine en un futuro. Se nos ha hecho tan común que nuestras vidas giren en torno a las niñas, que quizá sea difícil de pronto cambiar el ritmo. Por otro lado, creo que hay tiempo para todo, y se que en algún punto de la vida, mis hijas dejarán de depender de mí, sobre todo Isabel, Constanza hoy empieza a despegarse de mamá, sin embargo Isabelita, no nos suelta ni a sol ni a sombra.

PD. Así encontré a mis niñas al regresar. 

¿Cómo es su experiencia en estos temas? Denme sus consejos por favor.

9 nov. 2019

¡Conocimos el único parque de diversiones ubicado en la cima de un centro comercial!

¿Ya conocen el único parque de diversiones en México que está en la cima de una plaza comercial? No te pierdas este post y conoce todos los detalles de nuestra visita a Kataplum


Kataplum es un parque de diversiones, que justo este mes de Noviembre celebra su primer aniversario y cuya característica principal es que se encuentra en la cima de la plaza comercial "Las antenas".

En días pasados recibimos una invitación para conocer Kataplum, y la verdad, la pasamos tan increíble que ya estamos ansiosas por volver.

Kataplum, centro de diversiones hermano de Recórcholis, tiene una gran variedad de atracciones para toda la familia. Y cuando digo toda, es toda; desde los más bebés hasta los mayores se divierten.

Además de atracciones intrépidas, juegos familiares y de destreza, tiene un área de comida dónde podrán saciar su antojo, algunos kioscos para comprar cualquier botana que se les antoje, dulcería y cafétería por si necesitas darte un break. 



Hay shows temáticos a distintas horas del día y el lugar cuenta con salones de fiesta, ¿te imaginas que fiesta tan espectacular y divertida para los niños?

Definitivamente el lugar superó todas mis expectativas; instalaciones limpias, agradables y muy cómodas, un montón de atracciones y precios bastante atractivos.

Dejen que les diga que algo que me gustó mucho fue el hecho de poderme subir a los juegos con Isabelita, quién es muy apegada a mamá. Ella y yo dimos un paseo en el Chu chu, en las tacitas locas, en el Carrusel y en un gusano muy alocado, entre otros juegos a los que se subió.



Constanza se divirtió en juegos más extremos junto a su tía Melina. Al final del día, acabaron rendidas y durmieron todo el camino de regreso.





La verdad es que nos divertimos tanto que ya estoy planeando volver con mis chiquillas. 
Si ustedes no han conocido este mágico lugar, pues les recomiendo que se den la oportunidad, se que lo van a disfrutar mucho en familia.



En la página oficial de Kataplum pueden encontrar la dirección, precios y todos los detalles de este maravilloso parque de diversiones. 

El parque cuenta con un total de 32 atracciones, 3 teatros y un área de destreza. El parque abre los días:

Lunes, miércoles y jueves de a 14 a 22 horas.
Los viernes de 13 a 22 horas.
Y los sábados, domingos, días festivos y vacaciones de 11 a 22 horas.

¿Les gustan los parques de diversiones? Cuéntenme en los comentarios. 

23 nov. 2018

Por qué no festejarle un cumpleaños a un bebé de dos años

Debo decirlo, las horas previas al cumpleaños de Isabel fueron estresantes, muy estresantes. En pleno festejo sentía que me estallaba la cabeza y pocos momentos encontré para disfrutar de mi hija; cuando no había que recibir invitados, había que servir la comida, vigilar que nada faltara, repartir pastel, dulceros, ir por refrescos, poner servilletas y un largo etcétera. Además, cabe mencionar que Isabel a la hora de partir el pastel y romper la piñata, estaba algo inquieta y lloroncita, ¿y cómo no? si hubo que despertarla para poder cantarle las mañanitas antes de que los invitados comenzaran a irse.

Por eso creo que un festejo para un bebé de dos años no vale mucho la pena, a menos que sea un pastel sencillo en el ceno familiar. De hecho, cuando Constanza cumplió dos años, fue un festejo muy pequeño y lo disfrutamos mucho más. No sé cuando decidí que esta vez estaría bien extender un poco más la lista. 

Y te cuento que mis papás mandaron a preparar la comida, ósea el estrés de ir a comprar y preparar alimentos me lo evité. Un día antes mi cuñado y mi esposo armaron la carpa y dejaron acomodado para la fiesta. Y a muchas otras cosas me ayudaron mis hermanas, papás y la familia de Edgar. Osea sólo tenía que decorar y ocuparme de mis hijas, y sin embargo, todo fue agobiante.

He aquí mi lista con otras razones de por qué no repetiría el mismo error dos veces:

La atención está en todo, menos en el festejado (al menos por parte de los padres).
Los bebés se engentan, es decir, se sienten agobiados ante tantas personas a las que no están acostumbrados.
Si es un bebé apegado a sus papás (como lo es Isabel) llorara cuando alguien más quiera cargarle. 
Seguramente habrá que interrumpir la siesta ya sea para partir el pastel, la piñata o para que lo vean los invitados. Y eso sólo hará que el bebé este irritable.
El bebé ni se entera que es su cumpleaños.

No lo dudo que haya bebés súper sociables que les encante el alboroto. Ahora sí que cada mamá sabe lo que su bebé necesita y sabrá de acuerdo a sus características del niño, si disfrutara una fiesta de cumpleaños.

En lo personal, mi expectativa quedo muy alejada de la realidad: el día de su cumpleaños de Isa, que cayo en lunes, le compramos un pastel y en casa, los cuatro junto a mis padres y mis hermanas, le cantamos las mañanitas. Isa se reía y parecía muy emocionada. Pensamos que llegado el día de la fiesta la emoción sería mayor y no fue así, disfruto mucho más ese momento intimo, junto a las personas que ella esta acostumbrada.

Con esto me despido, no sin antes pedirles que me cuenten sus experiencias con esto de los cumpleaños para los bebés. ¿Les han festejado a sus bebés? ¿Han disfrutado el festejo?

Editada por Wendolin Vera. Con la tecnología de Blogger.