18 ene. 2019

Como agua para Chocolate

Hacía tiempo que no me deboraba un libro tan plácidamente como lo hice con éste. Masomenos tres días me bastaron para leer de principio a fin esta historia de amor escrita por Laura Esquivel. Debo decirlo, soy fan de las novelas cursis que tratan de algún romance imposible, por ello no es extraño que entre mis libros favoritos estén "Toda una vida" de Martha Cerda, o "Las travesuras de la niña mala" de Mario Vargas Llosa.

Eso sí, en las madrugadas mientras estaba atenta, odiando a Mamá Elena, y padeciendo las desventuras de Tita, me comenzaba a sonar la tripa, me daba hambre al imaginar los olores de todas las recetas que acompañan esta historia de amor.

He pensado que sería bueno reseñar cada libro que leo, o al menos dejar plasmado mi punto de vista, pues luego resulta que al pasar de los años, se va olvidando de qué trata cada libro, sobre todo si este no logra posicionarse en uno de nuestros favoritos, es fácil perder de vista algunos detalles. 

Sino lo han leído les diré de que va el libro.

Tita es la menor de tres hermanas. Por esta razón tiene negado el amor, pues según su madre, es el deber de la menor cuidar de ella hasta el día de su muerte, y para poder cumplir con dicha obligación, tiene prohibido casarse y tener hijos. La noticia le ha llegado a Tita demasiado tarde, pues se ha enamorado y además, junto a su novio, tenían planes ya de casarse. El día en que van a pedir la mano de Tita, la madre la niega pero a cambio ofrece la mano de la mayor de sus hijas. Para sorpresa de Tita, su novio ha aceptado la mano de su hermana, y desde ese día comenzará un tortuoso y largo sufrimiento para ella, al tener que ayudar en los preparativos de dicha boda y presenciar ese momento. Tita jamás dejo de amar a su novio, y sufrió bastante por este amor prohibido. Después de pasados los años, ella se vuelve a reunir con su gran amor, sin importarle lo que la gente dirá y sin importarle tampoco lo que su hermana pudiera sentir, después de todo a su hermana tampoco le habían importado mucho sus sentimientos. 

Esto es a grandes rasgos, lo que pasa en esta novela. Claro que hubieron muchos otros acontecimientos que me tuvieron presa de la historia día y noche.

Me clave tanto en la historia, que si Tita existiera, le hubiera ido a decir que no perdonara jamás a Pedro, su novio, quién desde mi punto de vista fue débil y cobarde y busco siempre las salidas fáciles sin importar lo mucho que podía lastimar a Tita. Pero así son las historias de amor y dicen que en esto del amor no se manda. Tita jamás pudo amar a otro hombre pese a que tuvo otra oportunidad para rehacer su vida y empezar de nuevo.

La historia me pareció más buena que un capítulo de La rosa de Guadalupe y más intensa que cualquier novela de Televisa. Ahora estoy leyendo el libro "El diario de Tita" que es una continuación de esta historia. Ya les platicaré qué me ha parecido.

¿Ustedes han leído esta historia? ¿Vieron la película?

Si quieren comprarlo, pueden hacerlo mediante amazon, aquí les dejo el enlace:

Libro: Como agua para chocolate
Autor: Laura Esquivel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Editada por Wendolin Vera. Con la tecnología de Blogger.