jueves, 29 de septiembre de 2016

Toallitas para bebé

Una cosa que me preocupaba a la hora del cambio del pañal era el uso sistemático de toallitas húmedas, ya que parece que no se pueda hacer de otra forma, y entonces, ¿cómo se hacía antes cuando no se comercializaban? La respuesta es simple, ¡con agua!

 Para mí la mejor forma es coger un par de algodones para desmaquillar, de los grandes, y o bien mojarlos o pulverizarlos con agua, incluso para la calle puedes llevar un pulverizador, luego secas muy bien la zona con una toalla dando golpecitos, así evitarás las irritaciones en esta zona.

 No es necesario usar jabón en cada cambio de pañal, sólo cuando la zona está muy sucia o huele mal, puedes usar agua jabonosa u otra solución como el linimento (oleo calcáreo). Yo uso este y me va muy bien, además deja una capa protectora en la piel.

El problema es encontrar este tipo de productos, yo los suelo comprar online, lo encontré en esta tienda cosmeticabebe.com y tienen muchos productos de gran calidad. ¿Por qué es mejor para la piel de nuestro bebé hacerlo así?

Hay que tener en cuenta que la piel de los bebés es muy delicada, y hay que mirar muy bien qué productos usar, muchos niños tienen problemas de piel atópica y la mayor incidencia de estos casos debe hacernos pensar que puede ser que algo no estemos haciendo bien, las toallitas húmedas por ejemplo, llevan componentes químicos y perfumes, los cuales pueden empeorar las afecciones de la piel o provocarlas.

En la web podéis encontrar diferentes estudios sobre el uso de toallitas húmedas, y lo beneficioso que es, pero su rigor científico queda en entre dicho al ver que quienes realizan estos estudios suelen ser las marcas que las fabrican. Por otro lado, he encontrado un estudio de la Universidad de Bolonia,
que se publicó en una revista italiana, y que tras analizar los componentes de diferentes marcas de toallitas, concluye que la mayoría que se comercializan utilizan entre sus ingredientes ciertos componentes que están descritos en la literatura científica como fuente de alergias, y en especial los conservantes que se suelen usar son posibles alérgenos.

Con lo que si compráis toallitas, yo por lo menos las tengo para algunas ocasiones como viajes, y cosas así, por lo menos comprad las que menos conservantes tengan o mejor sin ellos, y sin perfume mejor

martes, 27 de septiembre de 2016

Experiencia y opinion con pañales de tela

Cuando me quedé embarazada empecé a buscar información sobre los pañales de tela, y después de leer mucho sobre el tema, hice mi pedido de pañales, actualmente siempre procuro ponerle a mi bebé pañales reutilizables y sólo echo mano a los desechables cuando no me quedan limpios o si vamos de viaje y va a ser difícil lavarlos, y más con estos calores… 

 Os voy a contar lo que a mí me ha servido y lo que he aprendido de aquí y de allí y sobre todo de mi experiencia. No todo fue un camino de rosas… 


Al principio empezamos usando desechables, sobre todo porque mi parto terminó en cesárea, y no me sentía con ganas de empezar con esta tarea, pero en cuanto me sentí recuperada casi del todo, empezamos a usarlos poco a poco, por las noches siempre le poníamos desechables, y durante el día íbamos probando, pero nos encontramos con que tenían muchas fugas!! Y tenía que cambiarle de ropa cada dos por tres, con lo que me desanimé un poco, aun así, decidimos darle otra oportunidad, y luego de una semana o más usando desechables, volvimos a los de tela, y menos mal… porque ya a partir de ahí no hemos tenido ese problema, apenas alguna vez, hemos tenido alguna fuga, pero que con los desechables también hay fugas, sobre todo con la lactancia materna, que las cacas son muy líquidas.

¿Qué pudo pasar?


 Después de pensar en qué había cambiado, llegamos a la conclusión de que pudo ser debido a que mi niño era demasiado pequeño y le quedaban un poco grandes, y sobre todo los escapes sucedían con los rellenables, que aunque se ajustan, no se adaptaban tan bien como los pañales con cobertor. Muy importante para que no haya fugas es que el material absorbente siempre quede por dentro de la tela impermeable, ya sea el pañal de cobertor o rellenable, porque si no al estar en contacto con la ropita, ésta se mancha de pipí.

 Mi colección de pañales y útiles diferentes en la actualidad es:

 • 6 rellenables. (con sus respectivos absorbentes)
• 2 de recién nacido (que pronto no me servirán)
• 3 predoblados (dos de ellos de elaboración propia)
 • 2 popolini de tencel talla única
• 4 absorbentes extra
• 6 gasas
• 3 cobertores
• 1 pinza
 • Forros desechables
• Bolsa para transportar pañales sucios en la calle
 • Contenedor para almacenar pañales sucios y cepillo


 Cómo se usan 


Por lo general le cambio el pañal cada unas 2 o 3 horas, o si sé que ha hecho caca, al igual que con los desechables, una vez que retiro el pañal, si sólo tiene pipí, saco el absorbente de dentro y lo meto todo en el contenedor, también el forro desechable, ya que permite varios lavados, si está sucio con caca, tiro el desechable a la basura, y si no se ha manchado el resto, lo meto en el contenedor, si se ha manchado algo el pañal, lo lavo bajo el grifo y me ayudo de un cepillo para retirar la caca, y luego lo meto en el contenedor.

 Los cobertores tienen más de un uso, si no se han manchado de caca, los puedes reutilizar, hasta que los veas sucios, hay veces que se llenan un poco de pipí, sólo tienes que secarlos con un poco de papel y dejarlos al aire antes de volver a usarlos. Yo pongo una lavadora de pañales cada 2 días, tenga los que tenga, por motivos de higiene, para que no estén mucho tiempo almacenados. El lavado lo pongo largo y a unos 40ºC.

 Nunca uses suavizantes y usa la mitad del detergente que recomienda el bote. Si quedan manchas amarillas, en los pañales, ponlos a secar bajo el sol y desaparecen, y ten cuidado con los velcros, ciérralos siempre para que no deterioren los otros tejidos.

 Cuando tienes prendas con cáñamo se aconseja que se laven a parte por lo menos unas 4 ó 5 veces antes de mezclarlos con el resto, porque esta fibra natural tiene unos aceites que puede afectar a la absorción del resto de prendas, así que ¡cuidado!

 Esta ha sido mi experiencia, y lejos de que se le irrite más el culete a mi niño (como os podrán decir la gente), mi niño tiene la piel muy bien y en total habremos comprado unos 3 paquetes de pañales, teniendo en cuenta que al principio usábamos sólo desechables, con lo que el ahorro es evidente y el impacto medioambiental mucho menor.

El baño del bebé

Hoy os voy a hablar sobre el baño, en los consejos de las clases de preparación para el parto nos contaron que hasta que no se le cayera el ombligo al bebé no se aconsejaba bañarlos metidos en la bañera, sino por partes, para evitar que se mojara el ombligo y que de esta manera curara antes y evitar infecciones.
 Eso es lo que hicimos nosotros, más o menos, sí es cierto que antes de que se le cayera el ombligo lo bañamos un par de veces, pero secándole muy bien la tripita luego y no hemos tenido ningún problema con ello, se le cayó a los 10 días y ni se infectó ni nada. No hace falta bañar a los recién nacidos todos los días, ni mucho menos, si lo hacemos es para crear una rutina y para relajarlos, ya que por lo general disfrutan mucho del agua desde el principio.

 No es necesario usar jabón 

No es necesario usar jabón hasta que el bebé empieza a gatear y a ensuciarse. Sólo con el agua es suficiente para eliminar la suciedad y el sudor que haya podido acumular en su piel. Así evitamos que su delicada piel entre en contacto con los detergentes y perfumes que muchas veces son los causantes de sequedad y de irritaciones, y no alteramos su Ph natural.

 Lo mejor que puedes hacer es añadirle al baño o bien con un chorrito de aceite de almendras, u otro que te guste, yo tengo uno con caléndula que me gusta mucho, o bien, echar al agua una cucharada de Maizena, la misma con la que haces bizcochos, o con harina de arroz, nosotros normalmente lo bañamos así, y nos va muy bien.

 Este remedio lo aconsejan muchos dermatólogos para tratar la piel atópica ya que así se limpia, hidrata y se cura cualquier tipo de irritación en la piel. Y si lo bañas con aceite o Maizena, no será necesario echarle ninguna crema hidratante ni aceite luego del baño, ya que la piel queda hidratada.

viernes, 16 de septiembre de 2016

¿Cómo colocar un fular?

Una de las primeras cosas que descubrí al tener a mi bebé e investigar como hacer que llorara menos y como cargarlo cuando fuera a la calle (ya que no soy muy partidaria de los cochecitos o carriolas) fue el porteo ergonómico a través de los fulares. 

Los fulares son telas largas de alrededor de 5 metros, de diferentes composiciones (algodón y elastáno, entre las mejores y más comunes), que con diferentes nudos se ata al cuerpo del porteador (padre o madre que cargará upa al bebé) y se coloca dentro al bebé. Estos pueden usarse desde el mismo nacimiento para tener al bebé siempre cerca de una.
como-colocar-un-fular

Lo interesante es que existen dos tipos de fulares: los elásticos o los rígidos. La diferencia entre cada uno además de la composición de la tela, es que en el primero se debe preanudar la tela en el cuerpo del porteador y luego, colocar al bebé. En el segundo se debe ajustar la tela con el bebé cargado, es decir, no hay un preanudado por lo que lo hace un poco más complicado y requiere cierta experiencia en el uso de fulares.
Los beneficios del uso de los fulares son muchos, pero entre ellos podemos citar:
  • Tener al bebé siempre cerca de la madre, no solo ayuda a que se adapte mejor al mundo exterior desde la seguridad de los brazos de la persona que lo cargó 9 meses en su panza, sino también ayuda a la madre en la producción de las hormonas de la lactancia.
  • Tranquilidad y seguridad en el bebé al escuchar los latidos del corazón de la madre. Esta situación hacen que lloren menos y tengan largas siestas apoyados en el pecho de mamá.
  • La posición en la que se coloca a los bebés en los fulares ayuda a disminuir los cólicos intestinales, dolores tan comunes que sufren los bebés en los primeros meses de vida. También esta posición ayuda al buen desarrollo de caderas y columna del bebé.
  • Se puede dar de mamar con facilidad, sin necesidad de sacar al bebé del fular.
  • Facilidad para seguir realizando las tareas del hogar sin desatender al pequeño, ya que un fular bien colocado asegura que la madre tendrá las manos libres.
  • Etc.
Particularmente use el fular durante los primeros meses de vida de mi bebé, al principio puede ser un poco difícil colocarlo, pero con cierta práctica y uso cotidiano, se vuelve una tarea de lo más fácil. No hay que bajar los brazos con el primer intento… los beneficios que acarrea el uso de los fulares y el tener al bebé cerca en todo momento, vale la pena seguir intentándolo las veces que sea necesario!.